“Te lo dije”
“Te lo dije”
Hechos 27:21-26

Hay un dicho que a nadie le gusta escuchar: “Te lo dije.” En este pasaje Pablo literalmente parece hacer exactamente eso que dice: “Habría sido por cierto conveniente, oh varones, haberme oído, y no zarpar de Creta tan sólo para recibir este perjuicio y pérdida”. Sin embargo, no creo que Pablo está en un momento de auto-gloria de demostrar que tiene razón.

Es cierto que su advertencia anterior fue rechazada y, en consecuencia, los hombres terminaron en medio de una tormenta en la que “ni el sol ni las estrellas aparecieron por muchos días”. Los antiguos navegantes no tenían brújula sino que guiaban el barco por el sol y las estrellas. No ser capaz de ver las estrellas o el sol durante muchos días los dejó a la deriva en un mar tormentoso y turbulento sin sentido de dirección. Perdieron la esperanza. Pablo, sin embargo, tenía una brújula diferente – un sistema de guía de absoluta fiabilidad incluso en medio de la tormenta; por lo tanto, es capaz de traer un mensaje de esperanza de Dios.

Pablo recuerda a los hombres su advertencia anterior, y al hacerlo, refuerza la idea de que a pesar de las terribles circunstancias, pueden confiar en la verdad de las noticias que ahora trae. Esa misma noche, Dios envió un mensajero celestial y salva a Pablo y a todos a bordo del barco.

Pablo tenía la confianza de que estaba seguro. Él proporciona un mensaje de estímulo y esperanza a aquellos que estaban sin esperanza diciendo: “¡Así que tener valor! Porque yo creo en Dios. Será como él dijo y podemos confiar incluso en medio de las tormentas de la vida”.